Derechos Humanos

Los Derechos Humanos constituyen el objetivo fundamental de la organización. Son derechos inherentes a todos los seres humanos, universales e inalienables, interdependientes e indivisibles, iguales y no discriminatorios e incluyen tanto derechos como obligaciones.

Los Derechos Humanos se refieren y afectan a todos los seres humanos en cualquier parte del planeta sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua o cualquier otra condición.

Unidad de Diálogo Más Paz.

En virtud de diversas alianzas estratégicas con distintas organizaciones sociales, de Derechos Humanos, de derechos civiles, ONGs, partidos políticos, sindicatos y otros agentes mediadores, DHumanos lidera Diálogo Más Paz, cuyo objetivo es promover el diálogo para preservar la paz en cualquier parte del planeta a través de la comunicación, la negociación y la mediación.

El uso del diálogo como el método más efectivo para la resolución pacífica de conflictos es el eje principal de Diálogo Más Paz que tiene como objetivo fundamental el fomento de las buenas relaciones y el entendimiento entre los países, los pueblos, las organizaciones y las personas como motor de desarrollo social y económico.

Diálogo Más Paz -en el que se encuentra integrado DHumanos- lleva a cabo su labor en todo el planeta y en cualquier rincón de la tierra. Para ello cuenta con una extensa red de agentes, colaboradores y expertos sobre el terreno capacitados para actuar de inmediato en cualquier situación y circunstancia.

Diálogo Más Paz, como parte de su labor, lleva a cabo una activa e incesante actividad investigadora, tanto propia como en colaboración con universidades, centros de investigación e investigadores de todo el mundo donde se analizan los cambios sociales y de comunicación.

Diálogo Más Paz se encuentra en permanente crecimiento y cuenta con constantes incorporaciones, tanto de organizaciones como de agentes individuales –expertos y asesores- que se suman para llevar a cabo el trabajo de extender internacionalmente el diálogo como herramienta de paz.

Unidad de Prevención de Conflictos.

DHumanos, gracias a su amplia red de aliados y colaboradores, ha establecido en todo el planeta una unidad  de detección de posibles conflictos antes de que se produzcan. La función principal de esta unidad de detección temprana es localizar los posibles focos de tensión, analizarlos y darles el tratamiento preventivo que corresponda para evitar que se conviertan en un problema real posterior de difícil abordaje y resolución.

La Unidad de Prevención de Conflictos identifica las primeras señales de alarma e intercepta cualquier tipo de situación que pueda desembocar en un conflicto, pues una vez que éste se plantea resulta muy complicado y costoso para las partes resolverlo de forma satisfactoria y con el menor coste humano y económico posible.

DHumanos media también para desactivar conflictos ya planteados y encontrarles una solución lo más razonable y racional posible en la que las partes enfrentadas no resulten dañadas, maltratadas, menospreciadas o ninguneadas. En estas situaciones, DHumanos brinda su apoyo a las partes, pone a disposición de ellas sus equipos de expertos y les asesora sobre la mejor manera de resolver el conflicto

Unidad de Reinserción, Reconciliación y Convivencia.

La Unidad de Reinserción, Reconciliación y Convivencia es uno de los pilares de DHumanos, ya que es la encargada, tras la resolución de un conflicto, de restablecer la normalidad en las relaciones entre las partes, ya sean personales, sociales, nacionales o internacionales, dependiendo del caso y del alcance del conflicto.

El objetivo de esta unidad es tanto la desactivación de los combatientes para que se inserten en la vida civil -acatando la Constitución y las leyes-, como enseñarles a vivir en la sociedad, reencontrándose con sus congéneres y obteniendo el perdón por parte de las víctimas. Y todo ello para conseguir restablecer la convivencia y la normalidad democrática.

Unidad contra el Secuestro.

La Unidad contra el Secuestro es una de las piezas fundamentales de DHumanos, pues se encarga de manejar una situación tan delicada como la privación de libertad del ser humano, uno de los peores atentados contra los Derechos Humanos que se pueden perpetrar contra el individuo y la sociedad en general.

La Unidad contra el Secuestro se compone de tres divisiones diferentes, pero complementarias con una misión específica cada una.

El trabajo de la División de Información es dar visibilidad permanentemente a los secuestrados para que no caigan en el olvido y no sean abandonados por la sociedad, por los Gobiernos, por las autoridades y por las instituciones, manteniendo viva la estrella de la libertad.

La División de Presión se encarga de exigir a los secuestradores que liberen a sus rehenes y de denunciar ante los tribunales y las instancias pertinentes -de manera activa y sistemática- la lacra social, política y humana que supone el secuestro de un individuo, así como la violación de los Derechos Humanos que representa.

Finalmente, la División de Prevención es la responsable de llevar a cabo una intensa labor de concienciación contra la retención forzosa e involuntaria de seres humanos, así como distintas campañas de prevención para tratar de evitar el secuestro en la medida de lo posible. También desarrolla talleres y seminarios de formación dirigidos a los agentes implicados en este tipo de situaciones.

star_of_human_rights_dhumanos_ong_200_logoLa Estrella de los Derechos Humanos.

La estrella simboliza la esperanza nocturna, los sueños de un mundo mejor y la sensación de compañía. Es la única compañera de las noches, la que conoce nuestro sufrimiento, la que entiende nuestro dolor, la que escucha nuestro llanto, la que ve nuestro miedo, la que nos acompaña en nuestro secuestro, la que nos arropa en el frío de la noche, la que no nos deja caer en el olvido y la que nos marca el camino.

El sol simboliza la vida, el despertar del nuevo día, el inicio de una nueva etapa, un día más de esperanza, la ilusión de una nueva oportunidad, el poder soñar despierto, el sueño de poder ver la libertad, la suma de un día más y la certeza de saber que ese mismo Sol lo ven y lo sienten nuestros seres queridos.

¿Qué son los Derechos Humanos?

Los Derechos Humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos Derechos Humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.

Los Derechos Humanos Universales están a menudo contemplados en la ley y garantizados por ella a través de los tratados, del Derecho Internacional Consuetudinario, los principios generales y otras fuentes del Derecho Internacional. El Derecho Internacional de los Derechos Humanos establece las obligaciones que tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones o de abstenerse de actuar de determinada forma en otras, a fin de promover y proteger los Derechos Humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos.

Universales e inalienables.

El principio de la universalidad de los Derechos Humanos es la piedra angular del Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Este principio, tal como se destacara inicialmente en la Declaración Universal de Derechos Humanos, se ha reiterado en numerosos convenios, declaraciones y resoluciones internacionales de Derechos Humanos.

En la Conferencia Mundial de Derechos Humanos celebrada en Viena en 1993, por ejemplo, se dispuso que todos los Estados tienen el deber, independientemente de sus sistemas políticos, económicos y culturales, de promover y proteger todos los Derechos Humanos y las libertades fundamentales.

Todos los Estados han ratificado al menos uno y el 80 por ciento de ellos cuatro o más de los principales tratados de Derechos Humanos, reflejando así el consentimiento de los Estados para establecer obligaciones jurídicas que se comprometen a cumplir y confiriéndole al concepto de la universalidad una expresión concreta.

Algunas normas fundamentales de Derechos Humanos gozan de protección universal en virtud del Derecho Internacional Consuetudinario a través de todas las fronteras y civilizaciones.

Los Derechos Humanos son inalienables. No deben suprimirse, salvo en determinadas situaciones y según las debidas garantías procesales. Por ejemplo, se puede restringir el derecho a la libertad si un tribunal de justicia dictamina que una persona es culpable de haber cometido un delito.

Interdependientes e indivisibles.

Todos los Derechos Humanos, sean éstos los derechos civiles y políticos, como el derecho a la vida, la igualdad ante la ley y la libertad de expresión; los derechos económicos, sociales y culturales, como el derecho al trabajo, la seguridad social y la educación; o los derechos colectivos, como los derechos al desarrollo y la libre determinación, todos son derechos indivisibles, interrelacionados e interdependientes.

El avance de uno facilita el avance de los demás. De la misma manera, la privación de un derecho afecta negativamente a los demás.

Iguales y no discriminatorios.

La no discriminación es un principio transversal en el Derecho Internacional de Derechos Humanos. Está presente en todos los principales tratados de Derechos Humanos y constituye el tema central de algunas convenciones internacionales como la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

El principio se aplica a toda persona en relación con todos los Derechos Humanos y las libertades y prohíbe la discriminación sobre la base de una lista no exhaustiva de categorías tales como sexo, raza, color y así sucesivamente. El principio de la no discriminación se complementa con el principio de igualdad, como lo estipula el artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

Derechos y obligaciones.

Los Derechos Humanos incluyen tanto derechos como obligaciones. Los Estados asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del Derecho Internacional, de respetar, proteger y realizar los Derechos Humanos. La obligación de respetarlos significa que los Estados deben abstenerse de interferir en el disfrute de los Derechos Humanos o de limitarlos.

La obligación de protegerlos exige que los Estados impidan los abusos de los Derechos Humanos contra individuos y grupos. La obligación de realizarlos significa que los Estados deben adoptar medidas positivas para facilitar el disfrute de los Derechos Humanos básicos. En el plano individual, así como debemos hacer respetar nuestros Derechos Humanos, también debemos respetar los Derechos Humanos de los demás.

ONU Derechos Humanos.